La blefaritis es una enfermedad aguda o  crónica, en donde se presenta inflamación en los párpados, generando irritación, picor, caspa en las pestañas, visión borrosa o párpados pegados (sobre todo al despertar). Esta patología se produce por infecciones en la zona o por una alteración en las glándulas sebáceas.

Este tipo de trastorno crónico ocular, es muy común, sin embargo, no es contagioso y en la mayoría de los casos, no causa daños permanentes en los ojos al tratarse a tiempo.

Causas de la inflamación de párpados

 Esta enfermedad se presenta por la presencia de múltiples bacterias en la zona de los ojos, así como también dermatitis. No obstante existen otros factores potenciadores como:

  • Reacciones alérgicas
  • Problemas en las glándulas sebáceas
  • Contacto con ambientes contaminados
  • Síndrome de ojo seco
  • Caspa en cejas y cuero cabelludo
  • Mala higiene

Al haber un consecuente cambio en la película lagrimal y anatomía de los párpados, habrá como consecuencia un daño en la película lagrimal, pudiendo ser una causa importante de morbilidad visual y ocular (disminución de la visión).

Tipos de blefaritis

 Existen 3 tipos de blefaritis, interna, externa y por último la mixta, que es una mezcla de las dos anteriores, siendo esta la más grave,ya que puede terminar con complicaciones:

  • Blefaritis anterior: se observa caspa en las pestañas, irritación ocular y el borde palpebral se encuentra muy enrojecido e hinchado, generando molestias. Se produce por bacterias (estafilococo) , parásitos, exceso de grasa en los párpados (seborreica) o como reacción alérgica a ciertos cosméticos.
  • Blefaritis posterior: se da por alteración en las glándulas de meibomio (glándulas sebáceas que segregan aceite y ayudan a conformar lágrimas, además de evitar que se evaporen). Los primeros síntomas son ojo seco u orzuelos.
  • Blefaritis mixta: es considerada como la más grave, combina los dos tipos (anterior y posterior). Puede ser seborreica y escamosa a la vez. Es fundamental atenderla a tiempo.

Síntomas y complicaciones

 Los síntomas de esta afección se dan con mayor intensidad en horas de la mañana cuando el/la paciente se despierta. Sin embargo, en términos generales se pueden observar los siguientes signos:

  • Ojos llorosos o secos
  • Párpados con aspecto grasoso
  • Descamación en el borde de los párpados
  • Picazón y ardor en los ojos
  • Párpados pegados
  • Sensibilidad a la luz
  • Irritación e hinchazón en los ojos y párpados
  • Sensación de arenilla
  • Lágrimas con espuma
  • Visión borrosa
  • Pestañas con costras (caspa)
  • Pérdida de pestañas
  • Inflamación en la córnea
  • Orzuelos o chalaziones
  • Síndrome de ojo seco

En caso de tener alguna de las anteriores molestias, lo ideal será  acudir a un oftalmólogo. De esta manera, podrá enviar el tratamiento adecuado para evitar complicaciones como lesiones en la córnea,  conjuntivitis crónica y problemas en la piel de los párpados.

Tratamiento

 Uno de los mayores problemas que tiene esta enfermedad, es que es un proceso crónico, lo que significa que no tiene cura, pero con el tratamiento indicado y buena higiene, se podrán controlar los síntomas.

Antibióticos

Si el/la paciente tiene una bacteria en la zona de los párpados, el especialista enviará antibióticos, ya sea en ungüento o vía oral, para combatir la infección.

Mantener una buena higiene en los párpados y la piel

 Es de vital importancia mantener el área limpia y sin caspa, mediante compresas de agua tibia, colocándolas sobre los ojos, al menos por un minuto (repetir el proceso varias veces) para suavizar las escamas que se encuentran sobre las pestañas y evitar que las glándulas sebáceas se obstruyan.

 Lavar el cabello, cejas y pestañas constantemente con un shampoo suave y neutro (recomendado por un oftalmólogo) ayudará a controlar los síntomas.

Consumir omega 3

Existen casos que afirman encontrar mejoría en los síntomas al consumir pescados ricos en Omega-3, como las sardinas y el salmón o tomando medicamentos con este ácido graso. Sin embargo, lo recomendable es preguntar al médico si esto puede ayudar a mejorar la afección ocular.

 Gotas para los ojos

Las lágrimas artificiales o las gotas con esteroides, sirven para controlar la inflamación, irritación y enrojecimiento en los ojos.

También te puede interesar leer: Síndrome de ojo seco: causas y tratamiento

Cuidados y recomendaciones generales

 Para evitar complicaciones oculares, es importante estar alerta ante los síntomas que se presenten en el área de los párpados y ojos. En caso de tener caspa en el cuero cabelludo, es necesario combatir esta afección para prevenir la blefaritis.

El aseo personal, es uno de los tratamientos más efectivos, de hecho el maquillaje mal limpiado o retirado, es una de las principales causas. Es por esto, que se debe asear muy bien la zona antes de maquillarse y al desmaquillarse. De igual manera, lavar los párpados y pestañas, por lo menos dos veces al día.